El Día de Acción de Gracias en tiempos del coronavirus

ESTADOS UNIDOS — En tiempos no pandémicos, la familia Ferguson podría pasar las vacaciones de Acción de Gracias en el área de Dallas. El alcalde de Presidio, John Ferguson, y su esposa Lucy tienen familia allí, incluidos su hijo y la madre de Ferguson. Su hija y su yerno viven al otro lado de la frontera en Ojinaga.

Pero a medida que aumentan los casos de coronavirus en Presidio y en todo el país, esas tradiciones no están sucediendo este año. Incluso el corto viaje a Ojinaga parece demasiado arriesgado.

En cambio, “Seremos Lucy y yo”, dijo Ferguson en una entrevista telefónica la semana pasada. “Compramos un pavo. Lucy quería una cena de Acción de Gracias. Con el resto del día, estoy seguro de que haremos una caminata o un paseo en bicicleta “.

En una era de distanciamiento social, pocas festividades van en contra de los consejos de los funcionarios de salud como el Día de Acción de Gracias. Es un día festivo para compartir comida y de viajar de un lado del país al otro para reunirse con sus seres queridos.

Dicho de otra manera, el Día de Acción de Gracias es solo el último evento social, como las bodas y festivales de música hasta noches de cine y cenas, que se les pide a los estadounidenses que sacrifiquen este año por su seguridad y la de los demás. El jueves pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron una guía que desalienta muchas de las tradiciones distintivas del Día de Acción de Gracias, incluidos los viajes, las reuniones en interiores y el intercambio de alimentos.

Algunos estadounidenses no recibieron el mensaje. O tal vez, después de ocho meses de aislamiento y soledad, un virus contagioso simplemente no es su principal preocupación.

Más de un millón de personas tomaron vuelos domésticos a través de los aeropuertos de Estados Unidos el viernes, según la Administración de Seguridad del Transporte. Cuando unos reporteros de televisión encuestaron una terminal de aeropuerto abarrotada en Phoenix, Arizona, el viernes, algunos viajeros dijeron que no estaban al tanto de los últimos consejos de los CDC.

Sin embargo, eso no es el caso para todos. Desde casi el inicio de la pandemia en marzo, los expertos han advertido que las fiestas de invierno de 2020 podrían marcar un punto bajo en la lucha contra la pandemia de coronavirus en Estados Unidos.

En China, donde comenzó la pandemia, las festividades del Año Nuevo chino ayudaron a que el coronavirus se propagara a través de estaciones de tren, aeropuertos y banquetes. El clima frío es otro factor de riesgo de enfermedades infecciosas transmitidas por el aire, porque es más probable que las personas estén en espacios interiores. Además, los expertos advierten que muchos estadounidenses están sintiendo una “fatiga” pandémica después de meses de sacrificios.

Por otro lado, muchos estadounidenses están comenzando a tener una sensación de esperanza a medida que surgen noticias prometedoras sobre vacunas. Y después de meses de distanciamiento social, algunos estadounidenses parecen haber establecido una rutina que les casi parece normal.

Aunque la guía del CDC sobre el Día de Acción de Gracias se haya publicado la semana pasada, no es tan diferente de los consejos que los expertos de salud han recomendado durante meses. En todo caso, ese consejo es más difícil de seguir durante la temporada navideña que durante los primeros meses de esta primavera.

En Marfa, la residente Maggie Marquez, de 76 años, tiene mucha familia en la región. Entre ellos se encuentran la familia de Steve Márquez, su hijo y el jefe de policía de Marfa.

En tiempos no pandémicos, Maggie Márquez podría tener docenas de personas en su casa durante las vacaciones. “A veces tengo todo el departamento de policía”, dijo con una risa triste, “pero no este año. No este año.”

En cambio, como los Ferguson, Márquez está planeando un Día de Acción de Gracias para dos personas, solo ella y su esposo. “Es triste”, dijo, pero su familia pensó que era lo mejor y ella estuvo de acuerdo.

Su esposo tiene patologías previas, como diabetes, lo que le pone en mayor riesgo de complicaciones por coronavirus. A principios de este mes, lo llevaron al hospital después de que sus niveles de potasio aumentaron.

En el hospital, se sentía como si hubiera “mucho COVID”, dijo. “Fue entonces cuando decidimos que todos se quedarían en casa”.

A dos cuadras de distancia, el jefe de policía de Marfa, Steve Márquez, también está planeando un Día de Acción de Gracias solo con su familia inmediata, incluida su esposa Christa y sus cinco hijos. Será un gran cambio con respecto a años pasados.

Por lo general, la fiesta de Acción de Gracias de la familia Márquez “se vuelve bastante grande”, dijo. “Mis hermanos y mis hermanas vienen. Mi sobrino en el ejército, si está de permiso, viendra”.

Pero este año no. Como trabajador de primera línea, a Steve Márquez le preocupa que sus padres se enfermen.

“Mi mamá quiere ver a sus nietos”, dijo. “Tengo que seguir diciéndole: ‘Mira, mamá, tuve interacciones con [todas] estas personas, así que no vengas aquí durante las próximas dos semanas’”.

La familia Márquez está tratando de encontrar formas de celebrar a pesar de las circunstancias. Por un lado, Maggie Márquez está dejando paquetes de su famoso relleno afuera, para que el jefe de policía y otros familiares puedan recoger un pedido.

“No es Acción de Gracias a menos que tengas ese relleno”, dijo Steve Márquez. “Es muy bueno.”

 

Por otro lado, dice que su familia planea comenzar las festividades navideñas con anticipación este año. Pondrán un árbol de Navidad la noche de Acción de Gracias. Verán los favoritos de las fiestas, como “Frosty the Snowman” y “National Lampoon’s Christmas Vacation”.

En un año normal, los niños Márquez pueden pasar el día al aire libre, jugando con sus primos. Pero “este año, sin los primos pequeños, estamos tratando de mantener el ánimo”.

Para los jóvenes, las vacaciones de Acción de Gracias no siempre significan regresar a casa para las vacaciones. Pero siempre lo ha hecho Jacob Rockey, un joven de 24 años que comenzó como gerente en Marfa Public Radio a principios de este año.

“Tenía un pensamiento optimista de que tal vez para el Día de Acción de Gracias podría ir a casa y ver a la familia”, dijo. Las vacaciones siempre fueron importantes para Rockey, entre otras cosas porque el cumpleaños de su abuela cae casi al mismo tiempo. Este año cumplirá 89 años.

Pero a medida que la pandemia avanzaba y la primavera se convertía en otoño, “estaba bastante seguro de que no podría hacerlo”, dijo Rockey. Por primera vez, no viajará a casa durante las vacaciones de Acción de Gracias. En cambio, está planeando una comida al aire libre inspirado por Nashville con dos amigos, pollo picoso al estilo de Nashville y tal vez también una proyección de la película “Nashville”.

Rockey no iba a ver a su familia, pero por lo menos tenía su “pod” de coronavirus, un grupo pequeño de amigos. “Nos reuniremos a veces y simplemente saldremos al aire libre”, explicó. “Todos vivimos solos”.

Desde su oficina en el Palacio de Justicia del Condado de Presidio, su cara a menudo cubierto con un protector facial, la Jueza del Condado de Presidio Cinderela Guevara ha pasado meses publicando comunicados de prensa sobre brotes de coronavirus  y muertes locales e instando a los residentes a tomar precauciones. Usar una máscara. Lávese las manos con regularidad. Manténgase a una distancia prudencial de personas ajenas a su hogar.

Guevara tiene familia en toda la zona. Una hermana en Fort Davis, un hermano en Lubbock, otro en Las Cruces, Nuevo México. En años normales, es posible que todos se reúnan para las vacaciones, pero este año no.

“Si lo ha notado, todos los brotes que hemos tenido se producen después de que la gente se reúna”, dijo Guevara en una entrevista telefónica. “Con suerte, para el Día de Acción de Gracias, no veremos un gran brote después”.

Este año, Guevara está siguiendo sus consejos de salud para los residentes: Manténgase a una distancia segura de las personas fuera de su hogar.

De vuelta en Presidio, el siempre alegre alcalde Ferguson se mantiene optimista sobre las próximas vacaciones. Reunirse físicamente con la familia no es lo más importante para él en este momento, dijo.

“Siempre tratamos de encontrar una manera de estar agradecidos todos los días”, explicó, “y el Día de Acción de Gracias no es realmente tan diferente. Sabemos cuánto nos amamos, y eso no se disminuya por un momento de no poder estar juntos “.

El Día de Acción de Gracias no será del todo diferente en la casa de Ferguson este año. Todavía están comiendo pavo, y Lucy Ferguson planea hacer el plato favorito de la familia, un pastel de crema de cacahuete y chocolate.

“Es realmente delicioso”, dijo John Ferguson. “Siempre que ella lo prepara, todos se ofrecen a llevarse las sobras a casa”. Al menos este año, los Ferguson se quedarán con el pastel.