Presidio ve impuestos perdidos en la comunidad de viviendas de la Patrulla Fronteriza

PRESIDIO — Hace unos años, el alcalde de Presidio, John Ferguson, acudió a una gran fiesta de inauguración en una comunidad privada para los agentes de la Patrulla Fronteriza ubicada en el lado norte de la ciudad. Eso le hizo pensar: ¿Por qué estas viviendas no contribuían a la base imponible?

Se trata de algunas de las casas más bonitas de Presidio,” dijo Ferguson sobre el complejo que se encuentra cerca de la Avenida Erma y la Ruta 67. Pero debido a que se encuentran en tierra de propiedad federal, no tienen que contribuir a las arcas municipales.

Se trata de un tema que ha frustrado a los dirigentes municipales durante años, y es un tema que están decididos a solventar. Pero de momento los dirigentes de Presidio dicen que ni siquiera han podido conseguir compensaciones por parte del gobierno federal.

Es un problema, según dice el administrador municipal Joe Portillo, porque normalmente los propietarios de viviendas son una parte importante de cómo las ciudades se financian en el Estado de la Estrella Solitaria, y porque los agentes de la Patrulla Fronteriza que viven en el complejo son usuarios de los servicios como la policía y los suministros públicos.

En Texas, la manera en que las ciudades consiguen dinero es mediante los impuestos inmobiliarios,” dijo en una entrevista la semana pasada. “Cuando hay casas que no están pagando los impuestos inmobiliarios, eso afecta nuestro balance final.”

La ciudad se encuentra en una posición similar con las escuelas locales, que proporcionan a los maestros casas exentas de impuestos, dijo Portillo. Y enfatizó que sus quejas no tienen nada que ver con los agentes de la Patrulla Fronteriza, que según él son buenos vecinos.

Al contrario, simplemente quiere que alguien (como el Departamento de Seguridad Interior) reembolse la diferencia en impuestos inmobiliarios perdidos. Es justo, dijo, porque los agentes que viven en el complejo se benefician de los servicios municipales.

Si usted tuviera una emergencia en su casa, ¿esperaría que acudiesen los EMS?” dijo. “Sí, esperaría que lo hicieran.”

El gobierno federal empezó a construir el complejo de viviendas en Presidio en la década de los 90, tras decidir que las viviendas actuales no eran adecuadas para los agentes de la Patrulla Fronteriza.

Las primeras 34 viviendas fueron construidas entre 1999 y 2002, dijo Daniel Bryant, portavoz de Aduanas y Protección Fronteriza. En 2013, el gobierno federal construyó 29 casas más hasta llegar a un total de 63 viviendas. No es poca cosa para una ciudad con poco más de 4,000 residentes, según las cifras de 2017 de la Oficina del Censo de los EE.UU.

Los dirigentes de Presidio esperan llegar a un acuerdo parecido al que tiene el Condado de Brewster con el Departamento del Interior de los EE.UU. Aparentemente, la agencia paga al condado alrededor de 1.2 millones de dólares cada año para compensar al Parque Nacional del Big Bend, que ocupa más de 1,200 millas cuadradas del extremo sur del Condado de Brewster.

Pero Bryant, portavoz de CBP, dijo que las propiedades federales “no pueden tener un gravamen por la ley.” En cambio, sugirió que la ciudad solicitara asistencia del Programa Federal de Ayuda por el Impacto en la Economía, que ayuda a compensar a gobiernos y distritos escolares locales por dinero perdido debido a las propiedades federales y exentas de impuestos.

Portillo dice que la ciudad conoce el programa. Pero cuando el PISD solicitó ayuda de dicho programa, dijo que el distrito no “recibía mucho de él.” El Presidio International fue a hablar con un ex empleado del Distrito Escolar Independiente de Presidio que dijo que había estado trabajando en el programa.

En un correo electrónico, ese empleado dijo que había “participado en el proceso” y que las escuelas no recibieron “algunos fondos.” Pero se negó a hacer más comentarios, debido a que ya no trabaja para el PISD y no tiene autorización para hablar del asunto. El PISD no respondió de inmediato a una petición para hacer algún comentario.

Los dirigentes municipales también intentaron hablar con el Congresista Will Hurd que supuestamente dijo en Presidio que el Departamento de Seguridad Interior de los EE.UU. –la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza y de Aduanas y de Protección Fronteriza– no tiene un mecanismo para compensar a la ciudad. (El despacho de Hurd no respondió a una petición para hacer algún comentario.)

No obstante, mientras la ciudad busca soluciones, los dirigentes de la ciudad y del condado de Presidio están de acuerdo, en general, en la necesidad de recibir una compensación.

“Proporcionamos toda la infraestructura a las viviendas gubernamentales, al igual que cualquiera que paga sus impuestos,” dijo Brad Newton, director ejecutivo del Distrito para el Desarrollo Municipal de Presidio. “Realmente no es justo para el contribuyente que el gobierno federal no pague la parte que le corresponde.”

Durante una reunión de la junta municipal el mes pasado, Rod Ponton, fiscal del condado para el Condado de Presidio, se reunió con los dirigentes municipales para hablar del tema.

Todo el mundo está centrado en los problemas de Presidio y en la necesidad de tener más ingresos para que funcione mejor la ciudad,” dijo Ponton a la junta durante la reunión del 23 de octubre. “Uno de los mayores temas es que tenemos muchas residencias federales que no pagan ningún impuesto.”

Ponton estuvo acompañado por John Huddleson, jefe de tasaciones para el Distrito de Tasaciones del Condado de Reeves. Los dos hombres estuvieron de acuerdo en que –ya que las propiedades federales en Presidio son usadas como casas privadas–, de hecho, no estaban exentas de impuestos.

Si una propiedad es de un gobierno o una iglesia o una organización sin ánimo de lucro y la arrenda a alguien para un arrendamiento normal, entonces se convierte en una propiedad sujeta a impuestos,” dijo Ponton. “Aquí todas las propiedades federales están sujetas a impuestos porque están siendo alquiladas.”

La solución de los hombres era sencilla: los dirigentes locales simplemente deben tasar los edificios e intentar gravarlos. “La mejor manera de negociar con [el gobierno federal] es enviarle una factura tributaria,” dijo Ponton.

Huddleson estuvo de acuerdo, diciendo: “Eso captará su atención rápidamente.” Pero reconoció que el plan era “muy preliminar” y que “por supuesto” el gobierno federal podía impugnar en los juzgados cualquier factura tributaria local.

Huddleson dijo que el proceso para tasar y gravar el complejo de la Patrulla Fronteriza podía tardar meses. Pero si Presidio tiene éxito, aún se desconoce a quién, exactamente, se debería enviar la factura.

Aunque el terreno es de propiedad federal, las viviendas están gestionadas por una empresa de administración de alquileres, según dijo el administrador municipal Portillo. Un portavoz de la Patrulla Fronteriza no respondió a las peticiones para hacer algún comentario antes del cierre de esta edición.

En una entrevista con el Presidio International, el alcalde John Ferguson dijo que la ciudad estaba considerando gravar a estas propiedades porque los esfuerzos pasados para conseguir un reembolso del gobierno federal no “habían avanzado en absoluto.” Aunque, al igual que Portillo, enfatizó que sus quejas no tenían nada que ver con los empleados de la Patrulla Fronteriza.

No estoy culpando para nada a la gente que vive aquí,” dijo. “Pero la manera en que está configurado el sistema nos lo pone difícil.”

Traducción de MIRIAM HALPERN CARDONA


 
Related