Presidio se tambalea mientras los EE.UU. y México cierran su frontera

PRESIDIO — El viernes, los Estados Unidos y México anunciaron que habían acordado limitar los viajes internacionales a través de su frontera compartida al menos hasta el 20 de abril para prevenir la propagación del coronavirus. Siguió un acuerdo similar entre los EE.UU. y Canadá, que también cerró su frontera el viernes a la mayoría de los viajes.

En Presidio, la frontera cerrada era más que una abstracción. De la noche a la mañana, fueron separadas las familias y las personas de sus trabajos. Y el zumbido de los viajes transfronterizos se detuvo en su mayor parte.

Por ejemplo, la residente de Ojinaga, Molly Ferguson. Trabaja en una escuela en Presidio y tiene familias en ambos lados de la frontera, incluyendo a su marido en México y a su padre, el alcalde de Presidio John Ferguson, en los Estados Unidos.

“Mi marido está aquí,” dijo en una entrevista telefónica desde Ojinaga. “No tiene ningún sentido estar atrapada [en Presidio].” Aún así, dijo que las restricciones más estrictas eran “un poco abrumadoras.”

Como ciudadana estadounidense, Ferguson podría cruzar la frontera si lo necesitara, aunque los funcionarios fronterizos están desalentando todos los viajes no esenciales. Pero tras años de restricciones más estrictas a lo largo de la frontera meridional bajo el mandato del Presidente Donald Trump, incluido un puesto de control secundario en el centro del puente internacional, las restricciones, aunque necesarias, eran percibidas como otra dolorosa brecha en la comunidad.

Su padre, el alcalde John Ferguson, habla a menudo de Presidio y Ojinaga como una ciudad dividida por una frontera, y eso es cierto: Ojinaga tiene muchas clínicas y restaurantes y una gran tienda de comestibles, mientras que los Estados Unidos ofrecen a los consumidores la venta al por menor (especialmente en El Paso) y el acceso a los servicios públicos como la oficina de correos.

Ahora, los dos países y ciudades están más divididos que nunca -separados no por la política, sino por una nueva enfermedad mortal.

Con las escuelas de Texas cerradas por orden del gobernador Greg Abbott, Molly Ferguson no tuvo que preocuparse de ir a trabajar. “Supongo que la gente va a trabajar desde casa,” dijo -aunque no estaba segura de cómo sería eso para una profesora de música como ella.

Aún así, estaba acostumbrada a cruzar regularmente, ya sea para hacer recados en el banco o en la oficina de correos o solo para visitar a amigos y familiares. Y su marido, que estaba en proceso de obtener su visado para los EE.UU., ahora está esperando indefinidamente.

Le preocupaba cuándo volvería a ver a su padre y la posibilidad de más restricciones.

“Espero estar dramatizando demasiado,” dijo. Señaló que otras personas podrían verse más afectadas por las reglas, incluyendo una amiga mexicana que recientemente tuvo un bebé en El Paso. “Es una situación complicada,” dijo.

El Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) de los Estados Unidos, que se encarga de aplicar muchas de estas nuevas restricciones de viaje relacionadas con el coronavirus, ha hecho hincapié en que los Estados Unidos siguen abiertos a los negocios.

“La frontera no está cerrada,” dijo Greg Davis, portavoz de la agencia. Más bien, dijo, “la frontera ha sido básicamente transferida a viajes y comercio únicamente esenciales.”

Los agentes de la frontera, dijo, tenían cierta discreción para decidir quién cruzaba. El turismo y los viajes de compras a través de la frontera definitivamente no estaban permitidos, pero el comercio seguía abierto, así como el cruce para atención médica o emergencias familiares.

Hizo hincapié en que Ferguson, como ciudadana de los EE.UU., todavía podía cruzar a Presidio. Pero “la esperanza es detener el viaje,” añadió. “Ir de un lado a otro no es necesariamente una buena idea.”

John Ferguson, padre de Molly y alcalde de Presidio, interpreta las nuevas directrices fronterizas- como la cancelación de eventos y el cierre de bares- como otro paso necesario pero doloroso para detener la propagación de una enfermedad mortal.

“Tengo amigos que cruzan casi a diario que están decepcionados,” dijo, pero “creo que la mayoría de la gente entiende por qué se está cerrando.”

En lugar de “enloquecer” con las noticias, dijo que Presidio y Ojinaga se hacían preguntas prácticas y logísticas sobre las nuevas reglas. Preguntas como: “¿Debo ir a trabajar el lunes?”

Preguntado por su hija, Ferguson reconoció que sintió “tristeza de que tal vez estemos separados por un mes o más.” Pero subrayó que preocupaciones como esa no se detenían en la frontera internacional.

Su hijo, señaló, vive en Dallas, y Ferguson tampoco sabía cuándo lo vería. “Ya sea una frontera internacional o simplemente la distancia que nos separa en el mismo país, así es como vamos a vivir” esta crisis, dijo.

“Estamos bien,” dijo de Presidio. “Estamos listos para aceptar este desafío y tratar de hacer lo correcto.”

El coronavirus, y las nuevas reglas impuestas para tratar de frenar su propagación, han causado otros efectos dominó en la economía y el gobierno, desde la inmigración hasta el turismo.

Davis, portavoz del CBP, dijo que la agencia ahora permite a los agentes “adjudicar algunos casos en el mostrador inicial” –para acelerar efectivamente las deportaciones. Y en una publicación en los medios sociales, Matthew Hudak, agente jefe de la patrulla del sector Big Bend de la Patrulla Fronteriza, dijo que los inmigrantes indocumentados estaban siendo retirados “inmediatamente” del país para detener “posibles amenazas de pandemia.”

Y aunque Estados Unidos ha subrayado que el comercio con México sigue abierto, los comerciantes transfronterizos de Presidio se preocuparon sin embargo por la perspectiva de una disminución del comercio, ya sea debido a más restricciones o porque las fábricas y otras empresas que suministran importaciones y exportaciones también estaban cerrando.

“Nos afectaría enormemente,” dijo Isela Núñez, ex concejala de Presidio y bróker, la semana pasada antes de que se aplicaran las restricciones. “Nos impactaría de la misma manera en que está impactando a mucha gente que ha tenido que cerrar por cualquier razón.”

Pero Núñez no pudo hablar durante mucho rato: tenía un cargamento de ganado que procesar. Mientras los agentes de ambos lados de la frontera se enfrentaban a la incertidumbre económica y política, había habido una avalancha de pedidos de última hora.

José “Pepe” Acosta, otro bróker de Presidio, también se preocupaba por los cambios repentinos y lo que significarían. “Llevo trabajando desde que se abrió el tratado de libre comercio [TLC], desde que tenía 14 o 15 años,” dijo. “Es la primera vez desde que nací que sé que la frontera se va a cerrar.”

Acosta, que trabaja principalmente con importaciones y exportaciones de vehículos y maquinaria, dijo que su negocio aún no se ha desacelerado. Y al menos por un tiempo, podría seguir trabajando en el papeleo de importación y exportación.

“Puedo trabajar en línea desde cualquier lugar,” dijo. “Puedo trabajar en mi casa, si todavía tengo internet.” Pero con el movimiento restringido a través de la frontera, predijo que eventualmente necesitaría contratar a trabajadores estadounidenses para inspeccionar los números VIN si los trabajadores mexicanos no pueden cruzar la frontera.

“Necesito más ayuda. Necesito formar a la gente,” dijo. “Y no es un trabajo fácil para proporcionar formación.”

Como señal de lo ampliamente que el coronavirus ha afectado a la economía, Acosta estaba igual de preocupado -y tal vez más aún- por sus otros negocios. Había estado planeando durante meses empezar a hacer trabajos por contrato para la oficina de correos. Ahora, no sabía en qué punto se encontraba ese plan o si sería capaz de encontrar trabajadores.

También le preocupaba El Changarrito, el restaurante que dirige con su esposa. El negocio iba mal, dijo, sobre todo porque venían menos turistas a visitar el Parque Estatal del Rancho Big Bend. “Mis clientes son en su mayoría turistas,” dijo. Se preguntaba si podría encontrar gente con permisos de manejo de alimentos si los necesitaba. Y cuando su esposa fue a comprar huevos el otro día, esperó media hora solo para saber que había un límite de 24 huevos en las compras.

Estos días, dice que sus clientes son en su mayoría agentes de la Patrulla Fronteriza. El otro día, uno le preguntó: “¿Vas a cerrar?” Acosta no estaba muy seguro de cómo responder. “Dije: ‘Depende de si continúa suministrándome mi proveedor.'”

Traducción de MIRIAM HALPERN CARDONA


 
Related