Tres residentes de Presidio pierden la vida esta semana a COVID-19

CONDADO DE PRESIDIO — El viernes, el condado de Presidio marcó un hito trágico, registrando su primera muerte relacionada con COVID-19. Un residente de Presidio falleció en la unidad COVID-19 de un hospital de Odessa. En 24 horas, un segundo residente de Presidio sucumbiría a la enfermedad. Para el lunes, un tercero había muerto.

Durante más de cuatro meses, el condado pudo evitar los impactos mortales de COVID-19, incluso cuando las comunidades vecinas han visto un mayor número de casos y las muertes de COVID-19. Sin embargo, como los datos estatales informan que el recuento total de casos del condado de Presidio solo ha alcanzado 44 casos en comparación con los 186 del condado de Brewster, el condado de Presidio ahora tiene la mayor cantidad de muertes en el área de los tres condados y una tasa de mortalidad del 6,8%.

Las muertes fueron reportadas por hospitales de la región y Dave Kolberson, el gerente del programa del programa de epidemiología de la Región 9/10 del Departamento de Servicios de Salud del Estado, confirmó esas muertes como residentes de Presidio.

El primero, un hombre de 91 años de Presidio, ingresó en el Hospital del Centro Médico en Odessa el 28 de julio y murió la tarde del 31 de julio. La segunda vida perdida fue un hombre de 72 años de Presidio que falleció en Odessa Regional Medical Center el sábado 1 de agosto. Dos días después, el 3 de agosto, un hombre de 41 años (y un pariente de 72 años) murió en MCH en Odessa. Había estado luchando contra COVID-19 en el Hospital del Centro Médico desde el 21 de julio.

A pesar de que las muertes han aumentado, el número de casos activos ha disminuido en los condados de Presidio y Brewster. En los datos proporcionados por la oficina del juez del condado (que varía ligeramente de los datos informados por el estado en este momento), solo 14 de los 43 casos del condado de Presidio permanecen activos, con una división uniforme de siete activos en Marfa y siete activos en Presidio. En general, Marfa ha tenido 22 casos, dos por delante de los 20 de Presidio. Esta semana, Shafter registró su primer caso, que todavía está activo.

En comparación con los 142 casos confirmados de Ojinaga y los 185 casos del condado de Brewster, el recuento de casos del condado de Presidio es comparativamente pequeño. Mirándolo per cápita, Ojinaga registra 5 casos por cada 1000 residentes y el condado de Presidio es de alrededor de 6 por 1000, mientras que el condado de Brewster tiene casi 20 casos por cada 1000 residentes.

Pero todos estos números se ven afectados en gran medida por las pruebas, que ha sido difícil de cuantificar por condado, en parte debido a que los residentes que viajan a los sitios de prueba en los condados vecinos para ser examinados. Las amplias pruebas disponibles ayudan a confirmar la existencia de casos con menos síntomas, y cuando las personas saben que son positivas, están en mejores condiciones para detener la propagación a miembros de la comunidad más vulnerables.

Recientemente, los sitios de prueba gratuitos han venido al área aproximadamente cada dos semanas, y aquellos que esperan hacerse la prueba mientras tanto tienen que confiar en las clínicas locales.

Sin embargo, el Coordinador de Manejo de Emergencias del Condado, Gary Mitschke, es optimista acerca de que los residentes se hagan la prueba. Si bien los sitios anteriores vieron alrededor de 180 pruebas durante un período de dos días, el último sitio de prueba el lunes vio que 311 residentes del área llegaron para hacerse la prueba, la mayoría de los asistentes en un día en cualquier sitio de Marfa.

En su anuncio de la muerte, la jueza Cinderela Guevara continuó alentando el lavado de manos, desinfección, evitando tocarse la cara con las manos sin lavar, evitando el contacto con personas enfermas, quedarse en casa cuando está enfermo, cubrirse la tos y los estornudos, practicando el distanciamiento social mediante permanecer al menos a seis pies de distancia de los demás y quedarse en casa para detener la propagación del coronavirus.

En Texas, los hispanos y latinos representan el 38.2% de la población del estado en el último censo. Los datos estatales también informan que los hispanos comprenden el 39.9% de los casos COVID-19 del estado que han sido investigados, es decir, agregados a la base de datos con datos de género, edad y raza / etnia.

Pero los datos del estado también revelan que los hispanos están muriendo desproporcionadamente por la enfermedad infecciosa, lo que representa el 50.8% de todas las muertes que el estado ha investigado.

“A toda la gente bonita de Presidio”, escribió el alcalde de Presidio, John Ferguson, para dirigirse a sus electores, “la gente hermosa de Presidio” esta semana. En español, anunció las tres muertes de COVID-19 que la pequeña comunidad fronteriza ha experimentado. La declaración le dijo a los residentes de Presidio que es importante mantener una distancia saludable, usar cubiertas para la cara y evitar fiestas y “pachangas”. El peligro del coronavirus no ha disminuido, dijo.


Related