La construcción del puente Presidio espera la aprobación del gobernador

PRESIDIO — En la reunión del consejo de la ciudad de la semana pasada, el alcalde John Ferguson abordó una fuente de frustración en la ciudad: la construcción estancada en el lado estadounidense del Puente Internacional de Presidio. El esfuerzo binacional se detuvo recientemente en el lado sur de Texas, lo que requirió que los agentes de aduanas en el concurrido puente continuaran el tráfico directo a través de un tramo de un solo carril. 

Los funcionarios locales y estatales comenzaron a hablar sobre la expansión del puente alrededor de 2011. Aunque el puerto de entrada de Presidio está clasificado como un cruce “pequeño” por la Aduana y Protección Fronteriza de EE. UU., está creciendo constantemente. El Plan Maestro de la US 67 del Departamento de Transporte de Texas, compilado en 2020, señaló que en las horas pico de tráfico, el tráfico del puente hacia el sur podría retroceder cuatro millas en la carretera. 

Con la noticia de una posible operación de transporte de diésel que llegará a Presidio y las frustraciones preexistentes sobre la apertura de una ruta para transmigrantes, la apertura de dos carriles hacia el sur para ayudar a los vehículos de carga que cruzan a México es una prioridad máxima. Gran parte del retraso se debe a la confusión sobre qué agencia es responsable de qué aspecto del proyecto. La mayoría de los puentes internacionales, como el puerto de entrada en Laredo, que ve alrededor de 5.1 millones de vehículos personales de un lado a otro del puente cada año, son propiedad y están administrados por un grupo de interés privado o por la ciudad en la que están ubicados. 

Ese no es el caso en Presidio, donde los carriles hacia el sur del puente son propiedad del estado de Texas. Es el único puente de este tipo en el estado; como le gusta explicar al administrador de la ciudad de Presidio, Brad Newton, Presidio es “el único hijo de TxDOT” cuando se trata de cruces fronterizos. Los carriles hacia el norte son administrados por Caminos y Puentes Federales de México, una agencia cuyo nombre se traduce como “Carreteras y Puentes Internacionales”. 

Otro par de entidades federales administran las operaciones aduaneras en el puente. En el lado mexicano, ese es el Servicio de Administración Tributara, que se puede describir mejor como la versión mexicana del Servicio de Impuestos Internos. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. supervisa las operaciones hacia el norte en el puente Presidio y es el principal responsable de dirigir el tráfico a través del tramo de un solo carril del puente. Durante la última década, se decidió que los costos de construcción y la logística deberían ser responsabilidad de los estadounidenses en el lado sur del puente y de los mexicanos en el tramo norte. 

Con tantas partes interesadas y tantas piezas móviles, no sorprende que haya habido retrasos en el proceso de ampliación del puente para incluir dos carriles a cada lado. Sin embargo, once años después, los funcionarios, las compañías navieras y los ciudadanos privados comenzaron a preguntarse: ¿cuál es el retraso? 

El director del puerto, Jesús Luis Chávez, quien ha ocupado su cargo durante unos 10 meses, ha expresado reiteradamente su frustración por los retrasos. Mientras intenta adaptarse a su nuevo puesto, con frecuencia se le acercan funcionarios de Presidio y residentes por igual que quieren quejarse de las largas esperas en el puente. “Con respecto a esas esperas de tres a siete a diez horas que tenemos en el puente, no quiero escucharlo”, dijo en una reunión de la ciudad en enero. “¿Pero porque? Porque ustedes nunca terminaron el puente. ¿Cómo puedes ayudarme a ayudarte?  

A pesar de sentirse exasperado, expresó su aprecio por la comunidad. “Hagamos esto todos juntos y ayudémonos unos a otros. Amo este lugar. Es genial. Pero no nos estamos ayudando unos a otros aquí”. 

En la reunión del lunes, el alcalde de Presidio, John Ferguson, informó que TxDOT había detenido la expansión del puente durante más de un año y que México “había terminado sustancialmente la mitad” del proyecto. “Escuché muchas versiones diferentes de lo que está pasando”, dijo, y decidió comunicarse con TxDOT para obtener una actualización oficial. Ferguson leyó en voz alta un correo electrónico que recibió en respuesta de Blanca Serrano-Rivera de la oficina regional de TxDOT en El Paso. 

“Entiendo que tiene algunas preguntas sobre la continuación de la construcción en el lado estadounidense del puerto de entrada de Presidio”, se lee en el correo electrónico. “El distrito se encuentra actualmente en coordinación con las divisiones de TxDOT para finalizar el Memorando de Entendimiento para el puente. El Memorando de Entendimiento requiere firmas del Gobernador para que la construcción del puente pueda continuar. Tenemos la esperanza de que tendremos la aprobación final para las firmas en los próximos meses, para que podamos reiniciar la construcción. Una vez que tengamos la aprobación del Memorando de Entendimiento, la construcción debe iniciarse dentro de los 45 a 60 días posteriores a eso, que son dos meses más y concluir aproximadamente cuatro meses desde el inicio. Así que estamos hablando de ocho meses allí”.

El abogado de la ciudad, Rod Ponton, se comunicó con Caroline Mays, jefa de asuntos internacionales de TxDOT, y recibió una respuesta ligeramente diferente: “Está esperando en el escritorio del gobernador; realmente ha estado sentado durante mucho tiempo”, informó. 

El Concejo Municipal de Presidio decidió redactar una carta en conjunto para la oficina del Gobernador Abbott, con la esperanza de que el impulso adicional ayudaría a acelerar la firma necesaria. Con un proceso potencial de ocho meses para la operación total del puente, el tiempo es esencial: a los funcionarios del puerto les gustaría ver que todo esté terminado para noviembre y diciembre, cuando el Día de los Muertos y las festividades navideñas crean tiempos de espera récord en el puente. “Si lo hacemos bien, si se hace este año, su tráfico será mucho mejor”, dijo el director del puerto, Chávez. 

Ni la oficina del gobernador ni TxDOT respondieron a las solicitudes de comentarios al cierre de esta edición.