Reunión y saludo de candidatos: Joe Andy Mendoza y Steve ‘Nicky’ Alvarez

PRESIDIO — El 7 de mayo, los residentes de Presidio tendrán la oportunidad de votar por una nueva lista de candidatos para el concejo municipal. Los miembros actuales del consejo, Nancy Arévalo y Arian Velázquez-Ornelas, se postularán sin oposición por períodos de un año. El concejal Joe Andy Mendoza y el alcalde pro tempore John Razo buscan términos de dos años y competirán con los recién llegados Steve “Nicky” Alvarez y Angel Campos por los tres puestos disponibles a más largo plazo.

Esta semana, Presidio International se reunió con Mendoza y Alvarez para discutir sus visiones para el futuro de la ciudad.

JOE ANDY MENDOZA

Joe Andy Mendoza nació en Ojinaga y se graduó de Presidio High School en 1999. Dejó su hogar durante más de 20 años para perseguir sus sueños y regresó a Presidio el verano pasado para establecerse y marcar la diferencia. Actualmente se desempeña como vicedirector de su alma mater.

“Todo lo que hice para volver a Presidio no fue por oportunidad ni por casualidad. He estado trabajando en eso durante años”, dijo. “Saqué a mi familia de Houston y compramos una casa aquí. Le dije [al distrito escolar] en mi entrevista: ‘Vuelvo a casa’”.

En enero, Mendoza fue nombrado concejal de la ciudad para llenar la vacante que dejó el exalcalde interino Irvin Olivas, quien renunció para pasar más tiempo con su familia. En los cuatro meses vertiginosos que Mendoza ha servido en el concejo, ha ayudado a guiar a la ciudad a través de una serie de desafíos: reformar el sistema de agua de la ciudad y las tarifas de los servicios públicos, navegar por la aprobación de una ordenanza sobre materiales peligrosos y rescindir el contrato del exadministrador de la ciudad, Brad Newton.

“Las cosas en el consejo estaban mejorando, y luego entramos en hipervelocidad”, dijo riendo. “No estamos esperando un cambio, no estamos esperando un cambio. Estamos planificando el cambio, visualizando el cambio y haciéndolo realidad, todo para la gente de la ciudad. No sé si Presidio ha tenido eso antes”.

Desde que Mendoza comenzó su mandato interino en el consejo en el invierno, las reuniones han sido largas, de tres o cuatro horas. Se agregaron fechas adicionales al calendario para dar cabida a las conversaciones difíciles que tienen lugar en el podio del Centro de Actividades de Presidio. “Estamos tratando de limpiar la casa”, dijo. “Ese siempre va a ser un proceso sucio, nunca es bonito. Quiero seguir haciendo lo mejor para mi comunidad”.

Su giro como servidor público comenzó originalmente como una forma de inspirar a sus alumnos. “Al ser de aquí, ser bilingüe y todo, quería mostrarles que podían hacerlo”, dijo.

Algunos de los desafíos que anticipa que la ciudad enfrentará en los próximos meses son asegurarse de que los residentes estén protegidos de los riesgos de una posible operación de transporte de diésel en la ciudad, los cambios de personal en el Ayuntamiento y el fin del Título 42, la ley federal de la era de la pandemia. política de “expulsión inmediata” de los inmigrantes indocumentados de los Estados Unidos.

“En este momento, nuestra lucha es por la seguridad de la ciudad”, dijo. “No hace falta ser una persona educada para tomar una buena decisión. Sólo tienes que tener la información correcta. Y tienes que ir a buscarlo y no esperar que te lo presenten”.

“Es como remodelar una casa”, continuó. “Cualquiera puede hacer demoliciones. La reconstrucción requiere profesionales y expertos”.

STEVE “NICKY” ÁLVAREZ

Steve “Nicky” Alvarez es un presidente nacido y criado que actualmente trabaja como coordinador de preparación universitaria y profesional en Presidio High School. Ha servido en la Oficina de Convenciones y Visitantes de Presidio durante dos años y ha encontrado una habilidad especial para organizar eventos locales para niños y personas mayores.

Al igual que Mendoza, Álvarez dejó Presidio después de la secundaria para seguir una carrera en educación superior que lo llevó a Austin y eventualmente a Washington, D.C. “Es maravilloso, hay un grupo de ex presidentes que se fueron y regresaron. Estamos planeando servir a nuestra comunidad e involucrarnos”.

En los últimos dos años, el enfoque de Álvarez ha sido unir a la comunidad y sanar el trauma colectivo de COVID. “Creo que la pandemia ha sido muy dura para todos”, dijo. “Muchas personas han experimentado personalmente la muerte. En los últimos dos años, he asistido a muchos funerales”.

Álvarez se ha centrado en organizar eventos festivos para levantar la moral. En los últimos meses, ayudó a los estudiantes de tercer y cuarto año de Presidio High a organizar su primer baile de graduación en dos años, organizó un par de series musicales con la Oficina de Visitantes y organizó fiestas en el Senior Center para celebrar las vacaciones de primavera con los ancianos locales. En mayo, viajará a D.C. con el equipo de cohetes de la escuela mientras se enfrentan a la competencia nacional.

Como nativo de Presidio, no es ajeno a lo espinosa y complicada que puede ser la política local. “Hay un dicho en español: pueblo chico, infierno grande”, dijo. Para adelantarse al ciclo de los chismes, actuar con responsabilidad es clave. “Creo en la transparencia. Haga lo que haga la ciudad, todo debe ser muy transparente y muy legítimo”.

“Creo que también tienes que hacer tu propia investigación”, continuó. “Tienes que tener una mente muy abierta y obtener tu información de múltiples fuentes. Si soy electo, me comprometo a educarme sobre todos los temas y estar muy bien informado antes de tomar cualquier acción”.

Como un autoproclamado “extrovertido por naturaleza”, buscar consejo externo y ponerse en contacto con lo que quieren los electores no será un problema para Álvarez. “Tienes que estar al tanto de lo que dice la gente, tienes que mantenerte informado y, con suerte, involucrar a más personas”, dijo. “Si la gente acude a mí como funcionario electo, planeo hacer cumplir lo que ya hago, que es hacer un seguimiento y no dejar que las cosas se caigan por las grietas”.