Los funcionarios locales buscan soluciones para los daños causados ​​por la tormenta en el anexo del condado en Presidio

CONDADO DE PRESIDIO — En las dos reuniones más recientes de la Corte de Comisionados del Condado de Presidio, el Comisionado del Precinto 3, Eloy Aranda, abogó por financiamiento para abordar los daños causados ​​por la tormenta a los edificios del Anexo del Condado en Presidio. El condado decidió explorar oportunidades financiadas por subvenciones e invitó a William Helm de in*situ Architecture, la firma en El Paso que asesora al condado en su proyecto de restauración de la cárcel y el juzgado, para que viniera y evaluara los daños a mediados de septiembre.

Después de semanas de fuertes lluvias, los empleados se han quejado de techos con goteras y alfombras húmedas, una situación que podría convertirse rápidamente en moho y aumentar el riesgo de problemas de salud para los empleados. “El agua entró muy mal a mi oficina”, dijo la jueza de paz del Precinto 2, Juanita Bishop, a los comisionados en su reunión del 24 de agosto. “Está entrando agua de las paredes, la puerta, por todas partes”.

Dos semanas después, la situación no ha mejorado. Bishop dijo que los empleados de los edificios han comenzado a cubrir la alfombra con toallitas Clorox antes de irse para combatir el moho. Han brotado manchas amarillas en el techo; dijo que sus compañeros de trabajo comenzaron a notar problemas en el techo en julio y que el monzón los empeoró. “El olor a moho y la alfombra empapada es insoportable”, dijo.

La primera propuesta de Aranda fue rescindir los fondos de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA, por sus siglas en inglés) de la Estación de Bomberos de Marfa para hacer reparaciones; después de meses de deliberación, el condado había decidido usar su dinero de estímulo federal para ayudar a hacer las reparaciones necesarias en el edificio, al ritmo de $224,000.

La comisionada del Precinto 1, Brenda Bentley, preguntó si todavía quedaba dinero en el bote de ARPA para dedicarlo a ambos edificios. La jueza del condado Cinderela Guevara y la auditora Patty Roach aclararon que no quedaba nada, pero que al condado le quedaba algo de tiempo para comprometer y usar los fondos: los fondos debían comprometerse para 2024 y gastarse para 2026. “Todavía tenemos algunos tiempo”, dijo Roach.

A pesar del margen de maniobra, la jueza del condado Cinderela Guevara rápidamente rechazó la idea de reasignar los fondos de ARPA y prometió buscar otras vías para obtener dinero en efectivo. “No quiero tocar los fondos reservados para la estación de bomberos en absoluto; esos deben ser sólidos para la estación de bomberos, punto”, dijo.

Antes de buscar y solicitar el dinero de la subvención, Guevara enfatizó que el condado necesitaba una segunda opinión. “Sin tener una evaluación, realmente no sabemos cuánto va a costar”, dijo. Ella sugirió que los comisionados pasen el tema por el momento. “Queremos aclarar que no le quitaremos dinero a la estación de bomberos, pero que tal vez primero nos ocuparemos de los edificios anexos porque ya se están desmoronando”.

En la audiencia de presupuesto de la corte de comisionados que se llevó a cabo unas semanas después, Guevara invitó a William Helm de in•situ Architecture a abordar las inquietudes de los funcionarios del condado antes de viajar a Presidio para evaluar los daños en persona. El comisionado Aranda preguntó si Helm evaluaría el área alrededor de los edificios además de los techos con goteras; un problema que Aranda había observado era que las aceras del edificio estaban al ras de las entradas, lo que permitía que el agua entrara a los edificios.

Helm explicó que mientras inspeccionaba múltiples aspectos de los edificios para tratar de prevenir daños por agua, crear una barrera entre el interior y el exterior dificultaba la búsqueda del cumplimiento de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés). “No quieres crear un obstáculo para entrar con una silla de ruedas”, dijo.

Los comisionados establecieron un rango de fechas a mediados de septiembre que sería mejor para la visita de Helm. Helm también enfatizó que quería venir durante el horario comercial para poder entrevistar a los empleados que usan los edificios a diario. “Esperemos que los cielos se sequen un poco mientras tanto”, dijo.