El primer festival multicultural anual de Presidio ofrece un día completo de comida y diversión

Alina Lara posa con las pinturas que puso a la venta el sábado, cuyas ganancias beneficiarán a la Iglesia de Santa Teresa. Foto de Sam Karas.

PRESIDIO — El primer Festival Multicultural anual del fin de semana pasado transcurrió sin contratiempos, comenzando con un desfile por la ciudad y seguido de una amplia gama de programación, desde charlas educativas hasta ritmos de baile. Los vendedores que representaban el diverso paisaje cultural de la zona ofrecieron una variedad de golosinas y productos hechos a mano. La Oficina de Convenciones y Visitantes mantuvo la fiesta hasta altas horas de la noche, brindando algo para todos durante todo el día.

La presidenta tribal de la Nación Jumano, Jo Ann Betancourt, presentó el evento y ofreció información y materiales educativos a los asistentes al festival sobre la cultura indígena local. Los jumanos eran uno de los cientos de grupos que vivían en Big Bend antes de que llegaran los europeos: uno de los materiales de mesa de Betancourt era una pancarta con una lista de apellidos que podrían indicar la herencia jumano. Los apodos comunes del condado de Presidio como Acosta, Hernández, Luján, Madrid y Peña están todos en la lista.

Betancourt pensó que el cartel ayudó a entusiasmar a los lugareños a investigar su pasado indígena. Explicó que muchas personas con raíces a ambos lados del río saben que son en parte nativos o totalmente nativos, pero no saben por dónde empezar a buscar más información. “Es un tema de conversación”, explicó. “Los jumanos estaban por todo el oeste de Texas, pero la mayor concentración estaba aquí”.

La nación Jumano ha tenido una mesa en el Festival de las Luces de Marfa durante dos años consecutivos, y Betancourt fue el gran mariscal en el desfile de este año. El evento de Presidio de este fin de semana fue una oportunidad para llegar a una audiencia local diferente. Ella espera establecer una mayor presencia en la región organizando eventos: una danza tribal parecía ser la primera orden del día para presentar a los lugareños sus raíces. “No creo que la gente haya visto nunca un powwow en esta área”, dijo.

Otras mesas en el Festival Multicultural de este año sirvieron comida y bebida casera. El Club de Arte de la Escuela Secundaria Presidio organizó una venta de pasteles que ofrecía pasteles, galletas y aguas frescas para acompañarlo todo. Emylee Medrano y Liliana Elguezabal explicaron que no había muchos puntos de venta creativos para los niños locales, por lo que esperaban recaudar dinero para suministros. “Los niños necesitan una manera de expresarse”, dijo.

Aunque los estudiantes del Art Club trabajan en una variedad de medios, la pintura parece ser la más popular. “A todo el mundo le encanta pintar”, dijo Elguezabal. Tenían una galería abierta en el edificio Slack a principios de este año y esperan tener una mayor presencia en la escena cultural local, con un poco de ayuda del dinero recaudado en el festival.

A medida que se ponía el sol, el evento adquirió un ambiente más estridente con la ayuda de DJ Maxwell “Fully Maxxed” Ferguson, Roxy Foxy y Damien Valenzuela Band. Una ronda de karaoke realizada por miembros de la audiencia ayudó a animar a la multitud. El candidato a juez del condado de Presidio, Joe Portillo, se robó el espectáculo con una interpretación de “Recuerdamé y Ven a Mi” de Ramón Ayala.

Portillo dijo que no es un asiduo al karaoke y actúa principalmente para su esposa, quien le rogó que subiera al escenario cuando había una pausa en la alineación. La canción es significativa en su historia de amor: comenzaron a salir en la escuela secundaria y se separaron por un tiempo hasta que Portillo trató de recuperarla. “Esta canción es muy sentimental para nosotros”, dijo. “Si lo traduces, se trata de un chico que pierde a la chica y ella encuentra a otro. Él le dice: “Si alguna vez decides que tengo otra oportunidad, dame una oportunidad y volveré”.

Su breve tiempo en el centro de atención no fue lo más destacado para la pareja: disfrutaron probando alimentos y aprendiendo sobre otras culturas. Portillo se alegró especialmente de ver la participación de la comunidad filipina de Presidio, fuertemente representada en las escuelas de Presidio. Agradeció a la Oficina de Convenciones y Visitantes por organizar la fiesta. “Esta fue la primera vez que organizaron el evento, pero estaba muy feliz de ver a toda la comunidad reunida. Todo fue tan bueno.

El organizador del evento, Arian Velázquez-Ornelas, escucha una presentación educativa de Carlos Rohana, presidente del Patronato Cultural Amigos de Ojinaga. Foto de Sam Karas.