Estudiante suspendido en medio de una investigación en curso sobre la invasión del dormitorio de Sul Ross

ALPINE – Un estudiante de la Universidad Estatal de Sul Ross fue suspendido después de supuestamente ingresar a varios dormitorios sin el consentimiento de los ocupantes en las primeras horas de la mañana del jueves 15 de septiembre. El estudiante también enfrenta una acusación de “contacto físico”, según un comunicado de la Universidad.

El director y jefe del departamento de policía de la universidad, Kent Dunegan, se negó a brindar más información sobre el incidente, citando la privacidad de los estudiantes, pero dijo que seguía bajo investigación y que su departamento estaba trabajando con la oficina del fiscal de distrito.

Según un comunicado distribuido por la universidad en la página oficial de Facebook de SRSU, los estudiantes, profesores y personal fueron alertados del incidente a través del sistema de alerta de emergencia de la universidad; Se ha ofrecido asesoramiento a los estudiantes en medio de la investigación en curso.

“Entendemos y reconocemos que este incidente ha creado cierta alarma, pero sepa que la seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes es nuestra prioridad”, se lee en el comunicado. “Le pedimos paciencia mientras trabajamos en nuestro proceso de acuerdo con la ley”.

Al cierre de esta edición, no se han presentado cargos penales contra el estudiante acusado, confirmó un portavoz de la universidad.

“Ésta es una investigación en curso. El Departamento de Seguridad Pública de la Universidad respondió de inmediato y notificó a la comunidad del campus. El estudiante ha sido disciplinado y fue suspendido la semana pasada. La seguridad y el bienestar de nuestros estudiantes es nuestra principal preocupación”, dijo el vocero.

Una de las estudiantes cuyo dormitorio fue ingresado, Aaliyah Leal, le dijo a The Big Bend Sentinel que eran alrededor de las 4 a.m. del jueves por la mañana cuando se despertó y vio que la puerta estaba entreabierta. Cuando se levantó de la cama para investigar, la persona del otro lado se escapó.

“Comencé a acercarme a mi puerta y noté que se abría como si alguien estuviera allí y la abriera”, dijo. “Me acerqué y vi que había alguien tratando de asomarse y mirarme. Supongo que me escucharon acercarme a él, así que salieron corriendo por la puerta de mi casa”.

Leal dijo que pensó que podría haber sido solo su compañera de cuarto, pero su compañera de cuarto confirmó que no había sido ella. “Estaba asustada”, dijo. “No sabía si era mi compañero de cuarto, si era un fantasma. Me levanté una hora más tarde para preguntar si era ella, ella dijo que no y mi corazón se hundió hasta mi estómago”.

Leal no pudo ver bien al intruso, pero habló con otras chicas a cuyas habitaciones se había ingresado más o menos al mismo tiempo, y dijo que otra chica pudo identificar a la estudiante. Llamó al departamento de policía de la universidad y presentó un informe.

El padre de Leal, Dominic Leal, ha hecho circular un comunicado exigiendo la expulsión del estudiante. “No permitiré que esta situación se esconda debajo de la alfombra”, escribió.

Leal dijo que no había podido obtener una copia del informe policial sobre el incidente, y que la policía universitaria se había peleado y se había quejado de la declaración de su padre cuando ella trató de obtenerla.

Otra estudiante, María García, dijo que tuvo un encuentro más cercano con el intruso acusado cuando llegó a su puerta alrededor de las 4:20 a.m. del jueves por la mañana. La despertó el crujido de la puerta; cuando vio a un hombre parado frente a la puerta de su habitación, corrió hacia él y le gritó que se fuera. No huyó de inmediato, pero se disculpó y pidió confirmar su nombre, que estaba escrito en la puerta de su dormitorio. Antes de irse, dijo García, lo miró bien a la cara y también le preguntó su nombre. Llamó a la policía universitaria, que acudió a tomarle declaración, pero estuvo inquieta el resto de la noche.

“Recuerdo sentirme asustada”, escribió a través de un mensaje de texto. “Lloré, estaba tan confundida y seguí pensando qué hubiera pasado si no me despertaba. Y no pude dormir mucho el resto de la noche… Estoy esperando un bebé en 6-7 meses a partir de [ahora] y estaba más preocupada y asustada por eso”.

García también expresó su frustración con la respuesta de la universidad y el ritmo de la investigación. En Facebook, donde algunos ex alumnos expresaron su descontento con la respuesta de la universidad, la escuela ha declarado que la investigación está en curso y que los estudiantes tienen derecho al debido proceso.

Esta es una historia en desarrollo. El Big Bend Sentinel proporcionará actualizaciones a medida que estén disponibles.