St. Francis Plaza se ilumina con comida, diversión y alegría navideña

Elida Jiménez, Marlene Rodríguez, Damiany Hernández y Mya Rodríguez ayudaron a Santa a repartir golosinas navideñas en el desfile anual de Navidad del viernes. Foto de Sam Karas.

PRESIDIO — El viernes pasado, las familias de Presidio se alinearon en O’Reilly Street para el desfile anual de Navidad y la ceremonia de iluminación del árbol, organizada por la ciudad de Presidio y un ejército de voluntarios. Carrozas creativas de una variedad de empresas y agencias locales recorrieron la calle principal de la ciudad hacia St. Francis Plaza, donde tamales, galletas y otras delicias navideñas esperaban a la multitud hambrienta.

En la oscuridad, era difícil calcular exactamente cuántas personas asistieron, pero la ciudad podía decir definitivamente que había más gente que nunca basándose en una métrica útil: la comida. Había 13 mesas de comida para que disfrutaran los miembros de la comunidad, aunque las delicias no duraron mucho. “No creo que nadie estuviera contando exactamente, pero nos quedamos sin alimentos más rápido que en años anteriores”, dijo el administrador de la ciudad, Pablo Rodríguez.

Santa también pudo dar fe de la gran multitud, después de saludar y arrojar dulces desde su carroza. Luego se sentó en una cabina para tomarse fotografías con los niños de Presidio, quienes esperaron pacientemente en una fila que serpenteaba alrededor de la cuadra durante aproximadamente tres horas. “Escuché que le gustó, pero pobrecito, estaba bastante cansado”, dijo la jueza municipal Vivi Cataño.

El evento de este año marcó la segunda vez que Cataño organizó el desfile, con la ayuda del jefe interino Damián Hernández del Departamento de Policía de Presidio. Jackie Gonzales del Ayuntamiento de Presidio ayudó a coordinar las decoraciones festivas y el Departamento de Agua y Alcantarillado de Presidio se aseguró de que el evento se desarrollara sin problemas.

Rodríguez destacó que estos fueron sólo algunos de los muchos empleados de la ciudad y ciudadanos privados que ayudaron a darle vida al evento. “Detrás de escena, había mucha gente involucrada”, dijo. “Hay muchos héroes que pasarán desapercibidos, pero estaban ahí”.

En la reunión del concejo municipal del martes, los líderes de la ciudad de Presidio hablaron sobre formas de hacer que el evento sea aún más grande y mejor el próximo año. Cataño dijo que le gustaría ver crecer el desfile con más luces y más participantes; el alcalde John Ferguson estuvo de acuerdo y sugirió que tal vez debería haber un concurso para elegir la mejor carroza para alentar a más personas a participar. “Tal vez les dé un incentivo”, dijo.

Cataño dijo que fue un honor y un privilegio tomar la iniciativa en la organización de un evento que la comunidad espera con ansias cada año. Esperaba que toda la preparación creará recuerdos familiares que perdurarán mucho tiempo después de que la temporada navideña haya llegado y pasado. “Se puede escuchar a los niños gritar y chillar; es emotivo saber que todos los niños están felices”, dijo.