El condado de Jeff Davis, Fort Davis Water Supply Corp. y Fort Davis ISD resuelven una disputa de propiedad de años

La infraestructura hídrica, incluidos los pozos de agua y los tanques de almacenamiento de agua subterránea, en Urquhart Avenue en Fort Davis ha sido objeto de una disputa de propiedad de años entre el distrito escolar, el condado y Fort Davis Water Supply Corporation, que opera los servicios públicos. Las partes llegaron a un acuerdo de conciliación a finales del mes pasado. Foto del personal por Mary Cantrell.

CONDADO DE JEFF DAVIS — Una demanda de 2019 presentada contra el condado de Jeff Davis y Fort Davis Water Supply Corporation por Fort Davis ISD sobre la propiedad de Urquhart Avenue y la extracción y almacenamiento de agua subterránea en la propiedad se resolvió extrajudicialmente en enero, marcando el final de una una larga batalla legal que sembró división entre los funcionarios públicos.

“Estamos muy contentos de que haya terminado”, dijo el juez del condado Curtis Evans. “Quiero que la animosidad quede atrás para que podamos regresar a una comunidad que siempre trabajó junta para mejorar el condado de Jeff Davis”.

El acuerdo multifacético implica un pago de $195,000 al distrito escolar, múltiples servidumbres nuevas, la desestimación de la demanda y el reconocimiento de Fort Davis Water Supply Corporation (FDWSC), una organización sin fines de lucro que brinda servicios de agua y alcantarillado a la ciudad de Fort Davis. como propietario de la propiedad y de los servicios públicos asociados.

En una declaración conjunta acordada por todas las partes, escribieron que “trabajaron incansablemente para llegar a una resolución que satisfaga las necesidades de todos los involucrados, particularmente la comunidad”, y “están satisfechos con el resultado y esperan seguir adelante”. disputar.”

“Los términos de la resolución incluyen pagos a Fort Davis ISD y su correspondiente compromiso de ejecutar los documentos inmobiliarios necesarios para recuperar los títulos de propiedad de las propiedades involucradas y garantizar la disponibilidad continua de los recursos hídricos para el público”, se lee en la declaración conjunta.

El superintendente Graydon Hicks, quien dijo que la junta escolar se vio obligada a presentar la demanda en 2019 después de que no se había logrado ningún progreso para encontrar una solución, dijo que se sintió aliviado al ver que la disputa en la que trabajó incansablemente finalmente se resolvió y que la junta escolar estaba lista para actuar. en. “Sí, todos estamos contentos de que haya superado el 100%”, dijo Hicks. “Si estoy satisfecho o no es irrelevante. La junta [escolar] está satisfecha”.

El presidente de la junta escolar, James Weaver, quien ha trabajado en la junta durante los últimos cuatro años y ha sido testigo de la prolongada batalla legal, dijo que durante todo el proceso el objetivo de la junta escolar era garantizar que cumplieran con la ley, y ahora que los derechos legítimos Una vez decidido el propietario de la propiedad, tenían libertad para centrarse en otros asuntos urgentes. “Ha sido una prueba muy, muy larga, y estamos listos para seguir adelante y concentrarnos en nuestros hijos y el personal y otras cosas y dejar de pensar en una demanda”, dijo Weaver.

“No sé si alguien gana en un pueblo pequeño cuando se presenta una demanda”, añadió. “Pero al final del día, sentimos que hicimos lo correcto e hicimos todo lo que pudimos para resolver esto”.

La directora general de FDWSC, Janet Adams, se negó a comentar sobre el acuerdo fuera de la declaración conjunta.

Avenida Urquhart occidental

La demanda puso en duda la propiedad de West Urquhart Avenue, una porción de la carretera de 70 por 280 pies ubicada al suroeste del campo de fútbol del distrito que nunca tuvo mucho tráfico, según documentos judiciales, y a la que en el pasado se hacía referencia como “cerveza”. puede callejón.”

Hoy en día, el sitio cuenta con una importante infraestructura hídrica: tres tanques de almacenamiento de agua, un generador y un pozo de agua, todos operados por la FDWSC. El distrito escolar ha argumentado que el condado “concedió acceso ilegalmente” a la corporación de suministro de agua para instalar la infraestructura de agua en 2006, cuando solo tenía una servidumbre de paso para fines viales.

El área es parte de una subdivisión originalmente planificada en 1888, que eventualmente se convirtió en el hogar del distrito escolar. En 2003, el distrito compró un terreno adyacente a Urquhart, por lo que, según documentos legales, le dio al distrito la propiedad parcial de la carretera.

El distrito presentó la demanda contra las dos entidades en 2019 para “establecer su propiedad legal de la propiedad inmueble, incluidas todas las mejoras, u obtener una compensación justa por la toma ilegal y no compensada de su propiedad, incluidos los recursos naturales, por parte del Condado y la FDWSC. mediante los actos ilícitos de sus funcionarios”, según documentos judiciales. Los daños monetarios que el distrito solicitó fueron entre $200,000 y $1,000,000.

Una carta escrita por la entonces fiscal del condado Teresa Todd incluida en documentos judiciales arroja luz sobre una opinión popular sobre por qué el distrito presentó la demanda en primer lugar. Ella afirma que la disputa comenzó entre el FDWSC y el distrito sobre sus tarifas de agua y se extendió para incluir otros temas, incluida la infraestructura de agua en Urquhart Avenue. Ella argumentó que la disputa por la propiedad era la forma en que el distrito, con problemas de liquidez, intentaba generar ingresos adicionales.

“No hubo problemas con el uso de una parte de Urquhart Avenue para infraestructura hídrica hasta el verano de 2019, cuando la escasez de fondos llevó a una nueva filosofía del ISD centrada menos en la cooperación comunitaria y más en la monetización de los recursos del distrito escolar”, Todd escribió.

Hicks — quien continuamente ha expresado su preocupación de que Fort Davis ISD esté enfrentando la ruina financiera a manos del estado, y Weaver negó la idea de que la demanda estuviera motivada por dinero. Al final, el distrito cubrirá principalmente los honorarios de sus abogados con el pago del acuerdo. “Sólo queríamos que todo se hiciera legalmente y correctamente”, dijo Weaver. “Queríamos hacer nuestra debida diligencia para asegurarnos de que eso sucediera, y no tenía nada que ver con la generación de fondos”.

El distrito argumentó que no puede legalmente ceder el terreno al condado y al FDWSC porque, como distrito escolar público, no puede ceder propiedad de los contribuyentes. “El Distrito quiere que los ciudadanos de Fort Davis se beneficien del pozo perforado ilegalmente en una propiedad propiedad del Distrito que mantiene en fideicomiso para el Estado de Texas”, afirman los documentos judiciales. “Pero el Distrito no puede simplemente regalar intereses de propiedad pública”. “.

El condado y la FDWSC inicialmente negaron los reclamos del distrito escolar y afirmaron que Urquhart, a diferencia de otras carreteras circundantes, nunca fue cerrada ni desocupada formalmente, por lo que seguía siendo propiedad del condado y de ellos para donarla a la FDWSC.

Hicks dijo que hubo múltiples intentos de resolver la disputa de propiedad a lo largo de los años, pero el condado y la compañía de agua “pensaron que el distrito escolar debería simplemente callarse y quedarse callado y dejarles hacer lo que quisieran”.

Según el juez Evans, representantes de la FDWSC se acercaron a los comisionados del condado alrededor de 2006 porque estaban recibiendo cartas de advertencia de la Comisión de Calidad Ambiental de Texas de que no tenían un almacenamiento de agua adecuado en comparación con la cantidad de clientes que tenían. Evans dijo que la corporación de suministro de agua quería mantener el agua asequible para los clientes y pidió ayuda al condado para localizar una propiedad donde pudieran colocar un tanque de almacenamiento.

Se eligió la avenida Urquhart porque estaba esencialmente abandonada, dijo, y estaba ubicada cerca de un pozo de una corporación de suministro de agua existente, uno que existía debido a asociaciones pasadas con el distrito escolar. Dijo que el motivo de todos los funcionarios involucrados en ese momento, incluidos los administradores de distrito, era mantener el agua de la ciudad a un precio asequible.

La documentación requerida para cerrar la calle (haciendo que ya no sea accesible al público ni que el condado deba mantenerla) no se completó adecuadamente en ese momento, dijo Evans. El condado cerró oficialmente West Urquhart como derecho de paso del condado en diciembre pasado para corregir la situación.

El acuerdo de solución

Además del cierre de la carretera y la determinación de que la infraestructura de tierra y agua pertenece al FDWSC, el condado y la corporación de suministro de agua pagarán cada uno $97,500 al distrito escolar, un total de $195,000, que cubrirá la mayoría de los honorarios de los abogados del distrito. ha incurrido durante la duración de la demanda, 198.000 dólares, según Hicks.

El condado presupuestó el pago del acuerdo para este año fiscal, según Evans, y pagará la suma con ingresos fiscales ad valorem. Evans dijo que el pago del acuerdo fue una de las razones por las que el condado intentó aumentar los impuestos este año. El seguro del condado a través de la Asociación de Condados de Texas paga los honorarios legales. Evans dijo que no está claro en este momento cómo ese reclamo podría afectar las tarifas de seguro del condado.

El condado también acordó proporcionar al distrito escolar servicios de recaudación de impuestos gratuitos (un valor anual de $25,000) durante cuatro años. Es una pérdida de ingresos de $100,000 para el condado y una ganancia de ingresos de $100,000 para el distrito. Hicks dijo que el distrito tiene la intención de utilizar los fondos adicionales en mantenimiento de edificios, vehículos, salarios, estipendios y tarifas de UIL.

Como parte del acuerdo, el FDWSC acordó aplicar las mismas tarifas de agua y alcantarillado al distrito escolar que al condado durante los próximos 10 años a partir de enero de 2024. Evans negó que el condado haya recibido alguna vez tarifas especiales de agua, y dijo que está sujeto a aumentos como cualquier otro cliente.

El gerente general de FDWSC, Adams, se negó a comentar si el pago del acuerdo de $97,500 que tiene que hacer al distrito provocará un aumento en las tarifas del agua para los clientes.

Weaver dijo que el acuerdo de conciliación puede no ser exactamente lo que todos querían, pero eran términos con los que todas las partes podían vivir y que era hora de finalmente seguir adelante como comunidad.

“Fort Davis es un lugar muy pequeño y una comunidad muy unida”, dijo Weaver. “Voy a la iglesia con todas estas personas y soy buen amigo de todas estas personas que están en esta demanda, así que es bueno dejarlo atrás”.