Tras un encendido debate, el distrito de agua llega a un acuerdo no vinculante con la ciudad de Presidio

PRESIDIO — Tras meses de planificación y debates, la semana pasada el Distrito para la Conservación del Agua Subterránea del Condado de Presidio (PCUWCD) llegó a un memorando de entendimiento con la ciudad de Presidio. Se trata del primer paso en un proceso que, a la larga, podría hacer que Presidio otorgue el control del agua local al distrito.

El memorando no es vinculante y simplemente pide que Presidio trabaje con “buena fe” para llegar a un acuerdo más formal con el distrito. Si pueden llegar a un acuerdo sobre términos como el volumen del agua en un plazo de dos años, ultimarán un acuerdo durante la sesión legislativa de Texas en 2021.

Tras casi una hora de debate y preguntas de los concejales, la votación fue aprobada 3-1. El concejal Antonio Manríquez votó en contra, citando lo que él definía como una falta de información y detalles específicos en el memorando. (Manríquez no respondió a las peticiones para hacer algún comentario antes del cierre de esta edición.)

Los partidarios respondieron que el memorando no tenía detalles específicos a propósito, hasta que Presidio y los funcionarios del agua trabajen para llegar a un acuerdo que esté más finalizado. En cambio, el documento era meramente un “marco no vinculante para iniciar el proceso,” dijo el presidente Trey Gerfers al concejo municipal. Con un equipo dedicado a las negociaciones, el objetivo también es hacer que los funcionarios municipales y del condado sigan centrados en la política del agua.

El alcalde de Presidio, John Ferguson –que ha respaldado abiertamente el memorando–, repitió este punto de vista durante el debate del concejo la semana pasada, donde animó a la ciudad a aprobar el memorando.

“Creo que necesitamos más información,” dijo acerca de las iniciativas del distrito de agua para proteger el agua municipal. “Y creo que la manera en que lo hacemos es hacer que siga adelante el proceso.”

El PCUWCD tiene previsto presentar un memorando a Marfa, donde los funcionarios del agua ya están tanteando el terreno. En una reunión separada del concejo municipal que tuvo lugar la semana pasada, Marfa accedió a que el distrito comenzara a monitorear un pozo municipal.

El presidente Gerfers ha dicho a los funcionarios de Presidio que el distrito de agua quiso dirigirse primero a Presidio porque Presidio es la ciudad más grande y más importante del condado –y para ayudar a superar las rivalidades percibidas entre las zonas de Marfa y de Presidio–.

“Hemos estado intentando construir la confianza,” dijo durante la reunión del concejo de la semana pasada. “Sabemos que hay una especie de desconfianza entre el norte del condado y el sur del condado.”

Estas iniciativas forman parte de un impulso continuo por parte del distrito de agua de proteger los suministros de agua en el Condado de Presidio al máximo que permite la ley. Funcionarios como Gerfers han avisado de los futuros retos para los suministros locales de agua, incluyendo el crecimiento de la población y la industria del petróleo y el gas. Pero el PCUWCD no tiene la autoridad para monitorear o conservar el agua en Marfa o en Presidio debido a una norma de 2011 llamada la “exención de Midland,” que otorga a las ciudades pequeñas exenciones del control del distrito de agua.

El PCUWCD considera que esas exenciones son un punto débil para las protecciones del agua estatal, y quiere que Presidio y Marfa prescindan de ellas y se unan al distrito. Dicen que docenas de ciudades de Texas han optado por prescindir voluntariamente de la exención. Durante una reunión el mes pasado en Presidio, el distrito lanzó su plan a los funcionarios municipales, describiéndolo como una “póliza de seguro,” tal y como informó anteriormente The Big Bend Sentinel.

El concejo municipal tomó en consideración el memorando durante una reunión del concejo a finales de octubre pero optó por no tomar ninguna medida y Rod Ponton, fiscal municipal de Presidio, dijo que quería obtener más información acerca del memorando y de sus implicaciones. Ponton esperaba que un abogado del distrito de agua se pusiera en contacto con él, pero nunca tuvo noticias de ningún abogado, según dijo a The Big Bend Sentinel.

Esas reuniones prepararon el camino para las votaciones de la semana pasada, donde Ponton se opuso fuertemente al memorando.

Retrató la medida como una apropiación de poder por parte de Marfa, recomendó que la ciudad de Presidio “simplemente mantuviera el statu quo.”

“Desde su perspectiva, se trata de un buen pensamiento regulatorio,” dijo. “Pero desde mi perspectiva, se trata de una junta en Marfa cuyos miembros no han sido elegidos intentando controlar el suministro de agua de Presidio.” Dijo que, si Presidio creciera y necesitara más agua, los funcionarios municipales podrían tener que “ir a Marfa y pedir permiso a la junta en Marfa para hacer justo eso: bombear agua de sus propios pozos.”

“Entiendo porqué el Sr. Gerfers quiere que Presidio se una a su distrito, ya que entonces el distrito podría cobrarle tarifas a Presidio,” dijo. “Tendrían algo más de dinero para su presupuesto. Y podrían tener más control.”

Los funcionarios del agua discuten las caracterizaciones hechas por Ponton. En sus propias declaraciones, Gerfers dijo que el PCUWCD no era una organización de Marfa que estuviese intentando tomar el control del agua en Presidio.

“En primer lugar,” dijo, “no es mi junta ni es la junta de Marfa. Es nuestra junta.” Señaló que Vicky Carrasco, miembro del PCUWCD, vive en Presidio.

Gerfers enfatizó de nuevo que Presidio formaría parte de la negociación sobre el volumen y las tarifas. Y dijo que el PCUWCD no tenía miembros elegidos porque bajo la ley estatal, los funcionarios solo tienen que ser elegidos si imponen un impuesto.

“No creo que nadie quiera un impuesto nuevo,” dijo.

Señaló que el distrito de agua añadiría un puesto para un representante de la ciudad de Presidio. “No es que ustedes estén siendo controlados,” dijo. “En realidad, están ganando una voz en [los temas] del agua en todo el condado.”

“El mundo es enorme,” añadió. “Y se está acercando a nosotros cada día. Así que, o podemos conseguir que todos los recursos del agua subterránea de todo el condado estén bajo la misma protección –junto con una voz igualitaria para cada ciudad en la junta–, o podemos simplemente decir, `Está bien tal y como está.´”

Más tarde, Ponton volvió a mostrar su rechazo. “Si no quiere controlar el agua de la ciudad y no quiere controlar las tarifas aplicadas a la ciudad, entonces ¿por qué no está contento con el statu quo?” dijo.

“El statu quo no es seguro,” dijo Gerfers. “Simplemente no es estable.”

Vicky Carrasco se unió al debate. “Soy miembro de la junta y parece haber aquí varios malentendidos,” dijo. “En un momento determinado tres de los miembros [de los cinco miembros de la junta del agua] han vivido en Presidio. Soy una de ellos.”

Si el PCUWCD intentara regular el agua municipal de Presidio mientras la ciudad mantuviera su exención, el distrito podría enfrentarse a desafíos legales, avisó.

“¿Cuál es el problema que tenemos hoy en día?” dijo Ponton. “Que no existe la fracturación hidráulica en Presidio.”

“Sí existe,” dijo Gerfers. “Existe la fracturación hidráulica en el Condado de Presidio, señor, y hay arrendamientos firmados que se están vendiendo en estos momentos. Esta idea de que si no lo veo no existe ningún problema… no creo que sea un enfoque inteligente.”

El concejal Manríques, que votó en contra, expresó su escepticismo sobre el documento indefinido. Pero en cambio muchas de las preguntas del concejo municipal, junto con el fiscal municipal Ponton, sondeaban sobre si Marfa y Presidio tendrían condiciones de igualdad durante los debates.

Incluso el concejal Irvin Olivas, que votó a favor de la resolución, enfatizó que era importante que Presidio se sintiera como participante activo en los debates.

“Sé que esa es una de mis preocupaciones, como ciudadano de Presidio,” dijo al concejo. “Tenemos que ir a Marfa para todo lo relacionado con el condado. Y esto sería algo distinto.”

En un correo electrónico de seguimiento enviado el martes, Olivas dijo que las organizaciones y los comités en Marfa a veces “requieren que los ciudadanos de Presidio hagan un viaje de dos horas de ida y vuelta para participar en ellos.”

Dijo que votó a favor del memorando en parte porque no era vinculante y requería una participación del 50/50 entre Marfa y Presidio para las reuniones del distrito de agua subterránea. (Todas las reuniones relacionadas con las negociaciones de Presidio tendrán lugar en Presidio, dijo Gerfers.) Olivas citó a la operación de fracturación hidráulica llevada a cabo por Helios Energy –como se informó en este periódico– como una razón por la que preocuparse por el agua local.

Como parte del acuerdo no vinculante, Presidio enviará a representantes municipales a reunirse con el PCUWCD. El concejo escogió al alcalde de Presidio, John Ferguson, al administrador municipal, Joe Portillo, y al fiscal municipal, Rod Ponton.

En una entrevista de seguimiento con The Big Bend Sentinel, Ponton reiteró su escepticismo con el acuerdo no vinculante, describiendo la votación como “poner el carro delante del caballo.”

Ponton dijo que accedía “con mucho gusto a reunirse con cualquiera, en cualquier momento y en cualquier lugar” para hablar de los temas del agua en Presidio, y como representante de Presidio según el memorando, sin duda tendrá muchas más reuniones a las que asistir. Pero enfatizó que “las necesidades en Presidio son sustancialmente diferentes de las necesidades en Marfa. Presidio está a favor del crecimiento, Marfa está en contra del crecimiento.”

“¿Cómo puedo decirlo delicadamente?” dijo Ponton. “No he visto a Trey Gerfers venir a Presidio salvo por este tema.”

Los partidarios, sin embargo, criticaron a Ponton por el énfasis que puso en Marfa.

“No me gusta caracterizar las cosas como si fuera Presidio contra Marfa,” dijo el alcalde Ferguson durante la reunión del concejo. “No creo que este distrito de agua subterránea sea un intento de hacer que Presidio esté bajo el control de Marfa.”

En una entrevista el lunes con The Big Bend Sentinel, el presidente del distrito de agua Gerfers también adoptó esta perspectiva.

“Fue muy rápido en retratar al distrito de una manera muy desfavorable,” dijo Gerfers acerca de Ponton. “No sé qué bien hace. Realmente no entiendo por qué esa fue la táctica.”

Ahora el PCUWCD tiene previsto intentar el mismo enfoque en Marfa con la esperanza de llegar a otro memorando de entendimiento. Pero para Gerfers, el debate fue un recordatorio de lo mucho que le queda al distrito respecto en las negociaciones y para ganarse la confianza de los residentes.

Anteriormente, los funcionarios locales del agua han intentado que Marfa y Presidio se unan a su gestión, hablando del tema con los funcionarios municipales de Marfa ya en el año 2011. Esas iniciativas no llevaron a ninguna parte.

“Aún no hemos llegado,” dijo Gerfers. “No creo que nadie se esté durmiendo en sus laureles.”

Traducción de MIRIAM HALPERN CARDONA


 
Related