La escasez de pruebas obstaculiza la respuesta al coronavirus en Big Bend y más allá

ALPINE — Denis Foley sospecha que podría tener el coronavirus. A principios de este mes, el residente de Alpine, de 64 años, y su esposa regresaron de un viaje familiar a Colorado, que ha visto la propagación de la pandemía en la comunidad.

“Diría que estoy entre el 60 y el 70 por ciento seguro de que tengo el coronavirus,” dijo Foley, que se describe como un empollón de la ciencia. Dice que ha tenido los síntomas característicos: fiebre alta y tos seca.

Cuando los Foley regresaron a Alpine el 15 de marzo, los funcionarios de salud locales del Centro Médico Regional Big Bend (BBRMC) ya estaban aconsejando a cualquier persona que viniera de Colorado o de otros lugares con coronavirus en los Estados Unidos que se pusiera en cuarentena. Como precaución, los Foley hicieron precisamente eso.

Y entonces empezaron los síntomas de Denis, y la pareja decidió llamar a su médico. El médico les dijo que siguieran con la autocuarentena, que no vinieran a hacerse una prueba.

Foley, por si sirve de algo, no quería que le hicieran la prueba. “Mi preferencia, personalmente, es mantenerme alejado del complejo médico-industrial, si es posible,” dijo. Pero como entusiasta de las estadísticas, le sorprendió que los médicos locales no tuvieran más curiosidad por conocer sus resultados.

“Si me hubieran pedido que viniera a hacerme la prueba, probablemente lo habría hecho, solo por curiosidad estadística,” dijo. Y sin más pruebas en Texas y en la región de los tres condados, le preocupa que “no vamos a entender realmente lo que está pasando con precisión.”

A medida que el coronavirus se propaga por los Estados Unidos, causando muertes desde Nueva York hasta Houston, la región de Big Bend y Texas se han librado hasta ahora de lo peor. Pero aquí, al igual que en el resto del país, la falta de pruebas disponibles ya está obstaculizando los esfuerzos de respuesta.

Mientras que el presidente Donald Trump ha prometido que cualquiera que quiera una prueba de coronavirus podrá obtenerla, los trabajadores de la salud en el Big Bend y más allá admiten que tienen que elegir quién se hace la prueba. Y las historias como la de los Foley -de gente que cree que tiene el virus pero no puede confirmarlo- ya se están filtrando.

Sin una mejor comprensión de los casos de coronavirus en todo el país, los funcionarios de la salud a nivel estatal y federal han impuesto reglas muy estrictas para todos, desde cerrar los bares hasta alentar a la gente a practicar el distanciamiento social. Pero un consejo como ése solo puede ayudar en parte.

Las cifras de países con pruebas más robustas, como Corea del Sur e Islandia, muestran que hasta el 50 por ciento de los pacientes con coronavirus no presentan síntomas pero pueden, no obstante, propagar la enfermedad. Mientras tanto, los países que al menos al principio centraron sus esfuerzos en pruebas en pacientes graves o sintomáticos, como Italia, han visto cómo sus casos se han disparado y su sistema médico se ha visto desbordado.

La administración Trump ha prometido durante semanas aumentar las pruebas de coronavirus. Pero mientras tanto, los médicos de la región de Big Bend tienen que tomar decisiones difíciles sobre quién se hace la prueba.

John Ray, médico de los Servicios de Salud de Atención Preventiva, que dirige clínicas médicas en Presidio y en el condado de Brewster, fue franco sobre la realidad de quién se hace la prueba. La clínica, dice, está guardando pruebas para “personas que estén básicamente lo suficientemente enfermas como para ser hospitalizadas.”

“No es realmente una situación ideal,” dijo. “Solo intentamos tener cuidado con los kits de prueba que tenemos.”

Para cumplir con los requisitos para una prueba de coronavirus, los residentes de Texas normalmente deben obtener primero una referencia de su médico de cabecera. Cuando un paciente llama a los Servicios de Salud de Atención Preventiva, la clínica pasa por un proceso de selección con ellos. La clínica decide entonces, caso por caso, quién debe hacerse la prueba, dijo Ray.

En una reunión de la junta municipal de Presidio a principios de este mes, los representantes de los Servicios de Salud de Atención Preventiva dijeron que tenían cinco pruebas en cada una de sus tres clínicas, para un total de 15. Los médicos pueden tomar muestras de los pacientes y luego enviarlas a varios laboratorios para su análisis, incluyendo dos laboratorios privados (que a veces envían un repuesto de las pruebas) o un laboratorio estatal (que no lo hace).

Ray estima que han realizado “un puñado” de pruebas pero no pudieron proporcionar cifras detalladas sobre cuántas pruebas se han realizado en la PCHS o en toda la región. “No estoy seguro de que haya un centro de intercambio de esa información,” dijo.

Al preguntarle por el protocolo para determinar quién puede someterse a una prueba del coronavirus, el Centro Médico Regional de Big Bend dijo que evaluaba a los pacientes caso por caso y seguía las directrices establecidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Los CDC recomiendan limitar las pruebas a casos específicos, incluyendo a los profesionales sanitarios y los pacientes hospitalizados que presenten síntomas propios del coronovirus, aunque ahora la agencia sanitaria alienta a los médicos a “usar su buen criterio.”

En una entrevista realizada la semana pasada, Ruth Hucke, portavoz del hospital, dijo que el BBRMC estaba primero evaluando a las personas que tenían síntomas de gripe y luego las evaluaba para detectar coronavirus si las pruebas resultaban negativas.

En una teleconferencia de seguimiento con los periodistas, Ekta Escovar, médico del centro de salud, reconoció que “a los médicos les gustaría tener más capacidad para hacer mas pruebas.” Sin embargo, dijo que la práctica del hospital de hacer las primeras pruebas de gripe a las personas era respaldada por la ciencia, que mostraba que menos del dos por ciento de los pacientes de coronavirus en todo el mundo tenían una coinfección con otra enfermedad como la gripe.

Hasta ahora, sin embargo, el BBRMC se ha negado a divulgar información general sobre la cantidad de pruebas que ha realizado. Citaron las reglas de privacidad de la HIPAA, la Ley de Portabilidad y la Responsabilidad del Seguro Médico.

“Nos estamos asegurando de que estamos siguiendo la HIPAA y las leyes de privacidad del paciente,” dijo Escovar en la teleconferencia cuando se le preguntó sobre las cifras de pruebas locales.

El hospital dice que su pequeña base de pacientes dificulta o imposibilita la publicación de las cifras de pruebas sin violar la privacidad del paciente. Y hay algo de verdad en eso, dijo Rolf Lowe, abogado de privacidad de la atención médica.

Aunque en teoría el BBRMC podría publicar las cifras de las pruebas sin violar la privacidad, las pondría en un área gris, dijo. “El hospital va a depender de la HIPAA día tras día hasta que consigan una orden judicial que les obligue a divulgar esa información,” dijo.

Lowe dio un ejemplo. Un hombre es mordido por un tiburón, algo poco frecuente, y su nombre y foto aparecen en el periódico local. El hospital local no puede hablar de cómo trata a las víctimas de mordeduras de tiburón, porque un hombre ya fue identificado públicamente como víctima de mordeduras de tiburón.

Una excepción, dijo Lowe, sería si el hospital pidiera el consentimiento de los pacientes para revelar su estado de prueba de coronavirus. Pero “no están pidiendo el consentimiento,” dijo. “Puedo decirles eso ahora mismo. Los proveedores de salud no han querido hacer eso.”

Como la mayor parte del país, Texas está publicando sus propias actualizaciones regulares de las estadísticas de coronavirus. Gracias a las cifras publicadas diariamente por el Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, The Big Bend Sentinel puede informar que, al momento de la publicación del miércoles, 13,235 personas en Texas han sido examinadas por coronavirus, mientras que se ha confirmado que 715 personas lo tienen y 11 han muerto.

Hasta ahora, sin embargo, los funcionarios de Texas se han mostrado reticentes a revelar información sobre dónde se ha examinado a la gente. Y en un estado tan extenso como Texas, eso ha hecho difícil para los residentes saber a cuánto riesgo se enfrentan en su área. Y estos números publicados por el estado van a la zaga del seguimiento de casos realizado por la Universidad Johns Hopkins, que fue el lugar que el director ejecutivo de BBRMC, Rick Flores, recomendó a los comisionados del condado y a la prensa a principios de este mes.

Tomemos la zona de los tres condados como ejemplo. Durante días, los funcionarios estatales y locales han subrayado que todavía no se conocen casos de coronavirus en los condados de Presidio, Brewster o Jeff Davis. Pero sin más información sobre cuántas pruebas se han hecho localmente, es difícil saber qué hacer con ese número. ¿Es que no hay casos de coronavirus entre los cientos de pruebas realizadas? ¿O no hay casos de solo unos pocos?

El gobernador Greg Abbott dijo inicialmente a los funcionarios locales el 12 de marzo que había “mucha capacidad para realizar pruebas de COVID-19,” que los suministros de pruebas eran “muy adecuados” y que el suministro “excede por mucho” la demanda. John Hellerstedt, comisionado del Departamento de Servicios de Salud de Texas, también dijo a los texanos que el proceso de pruebas era “bastante eficiente.” En una carta al presidente Donald Trump el lunes, Abbott dijo que Texas se estaba quedando sin suministros y subrayó que “los recursos del gobierno federal son necesarios.”

Mientras tanto, los funcionarios locales están confiando en más medidas de baja tecnología, como el cierre de eventos y alentar a la gente a no salir de sus hogares. “Idealmente, nos gustaría hacer pruebas a todas las personas que tienen síntomas,” dijo el Dr. Ray. “No es físicamente posible hacer eso.”

Aún así, mientras los residentes de Big Bend permanezcan dentro de la zona y tomen otras precauciones para “aplanar la curva” de las nuevas infecciones, es optimista respecto a que la región pueda prepararse para lo peor. Y para cualquier persona con síntomas menores que pregunte sobre su estado de coronavirus, propuso una especie de prueba ad-hoc.

“Si tiene usted fiebre y tos y acaba de regresar de Seattle,” dijo, “probablemente tenga el coronavirus.”

Eso fue más o menos lo que los Foley escucharon de su médico. “El consejo fue asumir que lo tienes,” dijo la esposa de Denis, Rozolen Stanford.

La pareja está ahora a la mitad de su autocuarentena y todavía no están seguros de si tienen el coronavirus. Puede que nunca lo estén. Denis dice que sus síntomas están disminuyendo, pero Stanford lo discute.

Para los Foley, la falta de pruebas los ha dejado preguntándose sobre su propia salud. “Tenemos cuatro nietos en Colorado,” dijo Stanford. “Siempre pensamos que podemos volver a casa enfermos.”Pero a medida que el coronavirus se propaga, la pareja puede seguir suponiendo que sus síntomas no son solo a causa de un resfriado común. Hace unos días, Rozolen también tuvo fiebre.

Traducción de MIRIAM HALPERN CARDONA


 
Related